Aumenta el frío y la ingesta de comida

¿Quieres saber cómo evitar los kilos demás en época de heladas? Sigue leyendo y entérate

El otoño ha llegado con días más frescos, que nos han obligado a desempolvar nuestros abrigos y guardar una vez más nuestros shorts y chalas de vestir. Pero muchas veces, el frío no sólo influye en nuestra vestimenta sino también en nuestros hábitos alimenticios, haciendo que nuestra dieta se base en alimentos con más masas y por ende, que nos hagan engordar.

Puede que te tientes cada vez que pasas por un lugar dónde haya una Venta de empanadas, sopaipillas o Venta de Postres como los calzones rotos, cachitos o pastelitos y eso se debe a que durante ésta época se oscurece más temprano, siendo una de las razones por las que nos  quedamos más en casa. Las comidas familiares como la cena y la once se hacen un rito de mayor importancia al ser realizados con toda la familia. Además, al tratarse de un ambiente frío y oscuro hace que nuestra actividad física sea reducida y cambiada muchas veces por tardes de película o comidas familiares.

¿Cómo evitar subir de peso?
Pues, para esto debes tener fuerza de voluntad. Si quieres mantener un cuerpo saludable no debes olvidar tu dieta balanceada durante esta época.
– Evita Productos para freír, ya que estos aportan considerablemente a un mal estado físico y aumenta de peso.
– No te olvides de las verduras. Por lo general estamos acostumbrados a no consumir alimentos que estén fríos, pero recuerda que las verduras también pueden ser consumidas en formato caliente como en tortillas, salteadas o en sopas.

-La ingesta de líquidos es muy importante. Trata de tomar gran cantidad de agua y si es muy fría para ti, siempre puedes optar cambiarla por tazas de té o hierbas para ir variando.

Comer sano es muy importante para mantenernos bien y activos. Busca siempre diferentes formas de cocinar tus alimentos para que tú cocina o se vuelva monótona.

Productos mejor refrigerados con las máquinas refrigeradas

Mantén frescos los productos de tu negocio

 

Las máquinas refrigeradas son un elemento fundamental en todo tipo de negocio relacionado con los alimentos. Restaurantes, almacenes, comedores, fuente de soda y otros expendios de alimentos basan su oferta a los clientes en su capacidad de mantener los niveles de seguridad y cadena de frío para proteger la salud de la población.

Hay que recordar que en ocasiones existen necesidades de higiene y por otras condiciones de exhibición para mantener a las máquinas refrigeradas en el inventario de toda tienda. Por ejemplo, las bebidas embotelladas y otros tipos de refresco no necesitan del frío para conservarse (de hecho, uno puede consumirlas a temperatura ambiente sin problemas), pero la función del frío es ofrecer condiciones de venta más atractivas para los clientes.

En la mayoría de los casos, en cambio, la necesidad del frío tiene que ver con el mantenimiento de los alimentos. En ese sentido, es necesario mantener las carnes, lácteos, embutidos y quesos a un nivel de temperatura entre 0° C y 8° C, ya que así la reproducción de microorganismos patógenos se vuelve más lenta que a temperatura ambiente, extendiendo así su vida útil.

Entre los tipos de muebles más común se encuentran las vitrinas para carne, visicooler y máquinas de refrigeración, las que son producidas por los fabricantes de otro tipo de mobiliario para el comercio como moledoras de carne, máquinas para helado y cortadora de cecinas.